Costocondritis: qué es y cómo diferenciar el dolor del de un infarto