La propiedad intelectual es una opción para que México supere la crisis