Movimientos sísmicos registrados en el desierto de Utah revelan que un campo volcánico subterráneo sigue activo