Una reunión que pinta de cuerpo entero al presidente