Los casos mundiales de COVID-19 aumentaron por primera vez en siete semanas