El país que decidió no aplicar vacunas contra el COVID-19 y el riesgo que significa para el resto del mundo