Imágenes satelitales del norte de Siberia generan interrogantes entre los científicos de la NASA