La aldea es global, la misericordia no