A un año de la pandemia: dividir, agredir y mentir