A seis meses del inicio de los Juegos Paralímpicos en Tokio quedan varias incógnitas por la COVID