Un videojuego identifica el trastorno por déficit de atención e hiperactividad