La pérdida del olfato y del gusto por la covid puede durar hasta cinco meses