El balconeo de la Auditoría provoca la ira del Presidente