Las librerías también son esenciales y necesitan abrir, pide el presidente de la Caniem