Samir Flores, a dos años