La política como telenovela: ni mañas, ni experiencia…, ni sentido de Estado