Ya nos odiábamos desde antes, pero...