El Pato de Lucas y la dignidad